Reino Unido: la ofensiva laborista ante el Brexit